5 de mayo de 2018

5 de mayo - Día de la la enfermedad celíaca

 
5 de mayo
Hoy gritamos fuerte y claro:
  • La celiaquía NO es una moda.
  • Comer un poquito de gluten sí me hace mal.
  • Mi alimento es mi única medicina.
  • La enfermedad celíaca es silenciosa, no siempre se tienen que notar las reacciones.
  • Es una enfermedad genética, autoinmune, hereditaria y NO es contagiosa.
  • El gluten es una proteína, a simple vista no se ve y así de microscópico es el tamaño de lo que me puede enfermar.
  • La dieta libre de gluten NO es una dieta para bajar de peso.
  • Con la enfermedad celíaca NO me puedo dar permitidos.
  • La celiaquía es una intolerancia permanente al gluten, requiere de una dieta estricta.

Día internacional de la enfermedad celíaca

Aunque padecer de celiaquía no es algo que queramos festejar, celebrar este día implica una serie de actos por parte de personas y organizaciones a fin de informar sobre la enfermedad y llegar a más personas para que se animen a hacerse las pruebas. También implica hacer presión para que más entidades o empresas colaboren tanto en investigaciones sobre la enfermedad como para ir lanzando al mercado más productos libre de gluten.

Es un día, sobre todo, para tratar de alcanzar la empatía y la solidaridad de las personas y que vivir con celiaquía no sea tarea tan difícil.

¡A festejar con una nueva receta libre de gluten!

Les paso el enlace con el video paso a paso, en otra entrada pondré por escrito la receta de esta deliciosa Crema de maracuyá sin gluten. ¡Espero les guste!




                                                      

23 de abril de 2018

PAN LIBRE DE GLUTEN Y LACTOSA / SIN PREMEZCLA COMERCIAL / SIN TACC


INGREDIENTES
  •  100 gr. de almidón de maíz 
  •  100 gr. de almidón de mandioca
  •  100 gr. de harina de arroz
  •  25 gr. de aceite 
  •  1 cucharadita de sal
  •  1 cucharada de azúcar
  •  1/2 (media) cucharadita de goma xantana (opcional)
  •  1 huevo
  •  130 gr. de agua
  •  20 gr. de levadura fresca

PREPARACIÓN

Juntar en un bol las tres harinas: almidón de mandioca, almidón de maíz y la harina de arroz; tamizar.

En un recipiente pequeño, disolver con una parte del agua, la levadura fresca. Reservar.

Incorporar a la mezcla de harinas: el huevo batido, el aceite, la sal y el azúcar y, si se cuenta, la goma xantana. Mezclar con el tenedor y agregarle el resto del agua. Una vez que esté bien mezclado, agregarle la levadura. Mejor si se continua mezclando con una batidora, por unos tres minutos más, o a mano por más tiempo.

Es importante que la levadura no entre en contacto directo con la sal y el aceite, por eso se recomienda mezclar bien todos los ingredientes antes de incorporar la levadura.


Verter la preparación en un molde para pan, u otro recipiente acorde con el que se cuente en la casa. Si es antihaderente mejor, o engrasarlo con margarina. La mezcla debe alcanzar sólo hasta la mitad del recipiente, ya que va a doblar su tamaño.

Ahora el pan tiene que reposar en un lugar tibio y sin corriente de aire, para crecer. Se recomienda, generalmente, cubrir el molde de pan con papel film, calentar el horno y dejarlo encima. La temperatura ideal es entre 30° a 40°. También se lo puede dejar dentro del horno, si acaso se puede controlar que la temperatura sea la adecuada. Esperar hasta que haya crecido la masa hasta el tope del molde; el tiempo varía según la temperatura del ambiente, que puede ser por unos 20 a 30 minutos.

Hornear el pan a fuego medio, o a 180° por aproximadamente 20 minutos. Es necesario prestar atención al horneado, ya que al no contener leche, no se dora como otros panes, y se sabe si está listo cuando, al introducir un cuchillo en la masa, éste sale limpio.

Desmoldarlo enseguida y dejarlo enfriar. Es recomendable cortarlo en rodajas y guardarlos en recipientes adecuados para tenerlos listos para su consumo.


¡Y a disfrutar de un rico sandwich!

Mira el video de la receta paso a paso

21 de abril de 2018

Para verlo en Netflix


Cooked Episodio 3 Aire

Michael Pollan, conocido escritor acerca de la alimentación, aborda este episodio hablando sobre la química del pan, obviamente, teniendo al gluten como invitado principal.


Es un misterio -refiere, sobre la intolerancia al gluten que se presenta en un porcentaje de la población. No comprende cómo es que siendo el pan un alimento base, se manifieste un rechazo al mismo. Cree que esto pudo suceder por la manera en que se prepara hoy día el pan, pues ya no es igual el pan que se compra en los supermercados al que se preparaba tradicionalmente. El pan original tiene solamente tres ingredientes: agua, harina y sal. Sin embargo, los panes industriales pueden llegar a contener hasta más de 30 ingredientes. 


El pan que se come hoy día ya no es el que alimentaba a generaciones pasadas, según manifiestan en la serie. Se explica también que en la industrialización, lo que se quiere lograr es la mayor fermentación en el menor tiempo posible, en tanto que con un pan hecho tradicionalmente, el proceso de fermentación es la parte más importante para su preparación. Los panes industriales, al no respetar el tiempo natural de fermentación, tienen menos acidez y se vuelven más difícil de digerir lo que supone un esfuerzo para el organismo.


Refiere Pollan, que si los intolerantes al gluten comieran pan hecho con masa tradicionalmente elaborada, tal vez no tengan ninguna reacción de rechazo. Al respecto quiero decir que aquellos que tenemos intolerancia permanente al gluten - los diagnosticados con la enfermedad celíaca, no deberíamos intentar probar esta idea. No obstante, aquellos que tienen solamente intolerancia al gluten, quizá les pueda ir mejor en el intento.


Ver esta serie trae mucha nostalgia y tristeza. Todos los celíacos extrañamos intensamente saborear el pan de cada día. Particularmente, me he puesto a pensar que en realidad nunca me comí un pan original, recuerdo que en casa siempre se comía pan “comprado”, ya sea que se hayan elaborado en panaderías del barrio, ya sea panificados más industrializados; pero no recuerdo haber comido a diario pan verdaderamente casero. Así que concuerdo con los autores sobre el hecho de que la industrialización sea en parte la culpable de la intolerancia al gluten que presentamos un porcentaje de la población.

Siempre me digo que mientras tenga esperanza de vida, tengo también esperanza de que se encuentre una cura a nuestro mal -la enfermedad celíaca; y hoy me comprometo que si algún día tengo de nuevo la posibilidad de comer gluten, comenzaría por saborear un auténtico pan hecho en casa.

Así sea!


14 de abril de 2018

Síntomas parecidos a los de la celiaquía



Principalmente quiero destacar que son varias las enfermedades que comparten síntomas en común con la celiaquía, lo que hace más que necesaria realizarse estudios de diagnósticos para detectar con exactitud cuál es la enfermedad causante de dichos malestares.

Creo que estaremos con más de uno de acuerdo en que es difícil manifestar los malestares en forma verbal. No es lo mismo sentir un dolor puntual que sentir muchos síntomas un tanto vagos o pasajeros, pero constantes no saber cómo decir con exactitud qué nos causa malestar y cómo lo estamos sintiendo en el cuerpo, nos lleva a sufrir en silencio. Desconfiamos de manifestarlo porque pensamos que no nos creerán o nos dirán que "no es nada". O quizá esperaremos que esos malestares pasen pronto. 

Ni mencionar cuando estamos delante del clínico, donde además de romper el miedo y decir al médico que hace tiempo no nos "sentimos bien" contando los muchos síntomas que logramos identificar, y que recibamos de respuesta "es el estrés". Así, son la angustia y la frustración otros de los males con lo lo que cargamos antes de ser diagnosticados correctamente. 

Sin dudas que hay estrés, y mucho cansancio causado tanto por la incomprensión de las personas, como por la falta de tratamiento de una enfermedad que vive a sus anchas en nuestro cuerpo en forma muy silenciosa. Claro que hay estrés por creer que ya nos volvemos hipocondríacos sintiendo tantos malestares que el médico no ha logrado descifrar.

La enfermedad celiaca es así, difusa, confusa, con múltiples síntomas que incluso son contrarios entre sí como la de poder causar diarrea o también estreñimiento. Son síntomas compartidos con otras enfermedades que pueden llevarnos a tratamientos inútiles al no ser diagnosticados en forma. 

No desistan quienes hoy día están así, en confusión con tantos sìntomas. No teman al confrontar a los médicos para que agoten los estudios y vayan más allá de opinar que sólo es estres lo que nos causa malestares. El alivio que se obtiene tras un tratamiento efectivo y puntual dará la tranquilidad que se necesita para seguir viviendo con salud y equilibrio.

Si bien la dieta libre de gluten tampoco es placentera, es mucho más llevadera que antes de sabernos celiacos y sufrir con tantos síntomas y malestares.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...